Poema de desamor de una dama

Siento que para ti esto sea una mentira
un juego macabro, una molestia que está viva y respira.
Siento no ser la muñeca de porcelana con la que puedas jugar
siento no estar allí para escuchar tus gritos y falsedades.
poema-de-desamor

 

 

 

 

Discúlpame si estoy cansada, si no puedo estar siempre feliz para ti
y siento mucho no ser una mujer sumisa y callada
que te lleva a su casa a conocer sus padres.

Discúlpame si no permanezco en silencio mientras me denigras
y pretendo que todo está bien entre los dos.
Porque, francamente, nunca sabrás como es estar aquí dentro
lo falso que luces, lo triste que eres.

Una persona como tú nunca sabrá la verdad
una persona como tú no me merece, no me puede apreciar
y voy a elevar mi voz muy alto
y voy a gritar mi verdad
por que ni tú ni nadie me podrá callar.

No tengo que disculparme por ser quien soy,
una portentosa mujer, digna de amar
Me disculpo a mi misma por tragar tus mentiras
por creer tu fachada luminosa y atractiva
eres un pobre espejismo, construido sobre engaños
un vampiro que se alimentaba de mi energía.

Por eso hoy mismo digo: basta ya!
basta de negar mi realidad, de cercenar mi poder
porque desde este momento no tienes lugar en mi vida
te dejo libre, lárgate con tus falsas esperanzas y tus palabras
prefiero estar sola que en medio de esta relación macabra
porque si hay alguien a quien quiero es a mi misma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *