Poema de amor verdadero

Si nuestros nombres son apenas un asomo a el alma
entonces no no somos más que naves a la deriva
Y si intentamos ponerle nombre a un sentimiento como el amor
no es más que un simple concepto, un intento de ponerle límites
porque si hay algo que no tiene medida
es esto que siento por ti.

poema de amor verdadero

Si un campo de azucenas es una pequeña muestra de la belleza de la naturaleza
entonces decir “amor” es apenas un vil intento de describir esto que me embarga
ante ti me he presentado, he tocado las puertas de tu corazón
y lo que me ha recibido ha sido el hielo de la Antártida,
la muerte de toda esperanza.

Pero tus ojos, tus dulces ojos, me decían otras palabras
me decían que lo que allí habitaba era oscuro, que tu corazón aterraba
Así que le crei a tus ojos, me tragué el anzuelo
me quede esperando un verbo, un simple consuelo
decidí esperarte, sin presión ni invasiones.
Algún día estarías lista,
algún día podrías ver esto que mi alma transmitía.

Mientras tanto seguí jugando con los nombres
le puse uno a tus cabellos, otro a tus ojos, que brillaban como luceros.
Pero mi alma no se conformaba,
no quería limitar el sentimiento, amor no era suficiente
sólo tú podrías disipar mi mente.

Y llegó el momento, en el que tu alma escuchó a la mía
supo que temer no debía
y al fin, las puertas descubrían el milagro de la vida
nuestros corazones se fundieron en uno solo
y entendieron la verdad:
esto que siento tiene un nombre, el tuyo nada más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *