No te das cuenta

Te alejas, como con el viento,
lenta pero implacable,
descuidada pero impecable,
lo niegas, pero no miento.

No te das cuenta de ello
y es por eso que está hecho.

Te vi anoche, como en un sueño
mirando lejos, donde no llego.
¿Qué es lo que buscas con tanto empeño?

No te das cuenta de ello
es por eso que no hay remedio.

He pasado un día en silencio,
he dejado confiado que pasase.
Sabia que habías pasado una fase,
nuestro amor yace en el vació.

No piensas en lo que digo
por eso ha llegado el olvido.

Otro día con indiferencia.
No recuerdo la última vez que fue,
ni cuándo perdiste la fé,
y me regalaste tu ausencia.

No sé si lo sabes pero yo sí;
no me amas, ¿qué hay de mí?

De cuerpo, pero no de mente.
Estás aquí, junto a mi
tan pegada pero allí.
Si no te dejo seré un demente.

No se porque te quiero
o es que no te quiero.

Tendré por fin que irme yo,
separarme con dolor febril
de la que se fue tan fácil.
Ahora digo sí, ahora digo no.

No me quedaré mucho,
pero sé que mañana estaré seguro.

Estoy con un fantasma
y fantasma yo también me vuelvo.
Dos espectros sin remedio
y uno de ellos sin consuelo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *