Ha sido tan real, mi sueño de la noche

Esta noche he tenido un sueño.

No sabía que te amaba pero ahora

esta tan claro, que me alarma.

Ha sido tan real, mi sueño de la noche.

Nos conocemos desde hace mucho,

meses y meses, casi es absurdo.

Porque apenas hablamos,

porque ni siquiera me doy cuenta

cuando entras por la puerta.

Pero ha sido tan real, mi sueño de la noche.

Me acercaba a ti, paraje inóspito,

y estabas sola mirando al infinito.

Y cuando llegué a ti me miraste

como si hubieras encontrado

aquello que buscabas en el horizonte.

¿Habrá sido, pues, real, mi sueño de la noche?

No puedo para de pensarlo, recordarlo,

de preguntarme como es que ignorase

que habitabas cómodamente mi corazón.

“Esta noche he tenido un sueño”,

te diré cuando llegue, en algún momento.

En tu mirada habrá una incognita

y yo no sabré si hago lo correcto.

Tiemblo de pensarlo, ¡como tiemblo!

Una noche cambia el color

del corazón del menos atento.

Tener cuidado al soñar no es posible, ni de lejos.

Un pensamiento en “Ha sido tan real, mi sueño de la noche

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *