amor de un hijo

poemas de amor

poemas de amor

Le dije a la luz: no quiero
que la noche me siga.
Y la luz me contestó:
lo imposible, por favor no me lo pidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *