Poema de reflexiones en la vida

Unas reflexiones en la vida, que cualquier persona debería de tomar en cuenta, con el fin de ser mejores en todo lo que hacen para tener una mejor y mas prospera vida, ser un mejor ser humano, dispuesto a cambiar y reconocer sus errores, y así tener una vida mas placentera y llena de dicha .reflexiones-en-la-vida

Que dicha tienen, las personas que saben reconocer sus defectos, al reconocerlos no se tienen que defender de nadie.
Que dicha tienen, los que se ríen de ellos mismos, no tienen complejos en la vida.
Que dicha tienen, los que saben escuchar a los demás, serán a la vista de todos los mejores conversadores.
Que dicha tienen, los que lloran sin miedo al que dirán sin que por eso reflejen debilidad.
Que dicha tienen, los que saben amar, sin pedir nada a cambio, siempre serán amados.
Que dicha tienen, los que ofrecen su amistad, incondicional, siempre tendrán amigos en la vida.
Que dicha tienen, los que no saben decir mentiras, que aunque duelan, y en veces hieran, saben que eres una persona con integridad.
Que dicha tienen, las personas que viven la vida como ellos quieren, y no como lo dicta la sociedad.
Estas reflexiones de la vida, son ejemplos de como, cada individuo, puede llevar su vida, ya depende de cada persona llevar a cabo, cada una de las reflexiones en su vida personal.

Poema a la vida

Hoy he estado un poco triste, las ideas no venían a mi mente, como en ocasiones anteriores, en las cuales circulaban las palabras fácilmente, quiero hacer un poema a la vida, pero tengo mis pensamientos en blanco, los que escribimos por placer y por el simple hecho de compartir nuestros versos, a veces sufrimos de bloqueos, y tenemos que inspirarnos en otros sitios, para que la iluminación, regrese a nosotros.

poema vida

En esta ocasión la web que escogí para ayudarme a aclarar las ideas en mi mente, ni siquiera trata de poemas, ya que esta mas enfocada a estados para whatsapp, pero como dicen que en cada escritor, existe un poeta, para mi necesidad de algo nuevo, bastante que me sirvió, por lo cual les dejo un pequeño poema a la vida.

Poema para la vida

Hoy me he levantado como cada mañana,
con agradecimiento a  nuestro creador,
por todas las cosas que nos da sin pedir nada,
muchas gracias por todo a mi señor.

Gracias por ese lindo amanecer,
que temprano vemos todos los días,
y que no nos ponemos a entender,
que es un milagro que pasa día a día.

Gracias por el cantar del pájaro,
por ese olor característico de una flor,
gracias por la brisa matutina,
que me alegra siempre el corazón.

Poemas simples, en donde agradecemos el milagro de vivir, son como este ejemplo que les acabo de compartir, si quieren escribir un poema, anímense, todos pueden ser poetas en esta vida, escriban lo que les guste, como en mi caso a la vida, pero puede ser un poema al amor.

Lo importante es plasmar en palabras, su sentir diario, no importa a que o a quien le escriban, dense la oportunidad de expresar con letras, lo que el alma quiere gritar.

Poema de amor verdadero

Si nuestros nombres son apenas un asomo a el alma
entonces no no somos más que naves a la deriva
Y si intentamos ponerle nombre a un sentimiento como el amor
no es más que un simple concepto, un intento de ponerle límites
porque si hay algo que no tiene medida
es esto que siento por ti.

poema de amor verdadero

Si un campo de azucenas es una pequeña muestra de la belleza de la naturaleza
entonces decir “amor” es apenas un vil intento de describir esto que me embarga
ante ti me he presentado, he tocado las puertas de tu corazón
y lo que me ha recibido ha sido el hielo de la Antártida,
la muerte de toda esperanza.

Pero tus ojos, tus dulces ojos, me decían otras palabras
me decían que lo que allí habitaba era oscuro, que tu corazón aterraba
Así que le crei a tus ojos, me tragué el anzuelo
me quede esperando un verbo, un simple consuelo
decidí esperarte, sin presión ni invasiones.
Algún día estarías lista,
algún día podrías ver esto que mi alma transmitía.

Mientras tanto seguí jugando con los nombres
le puse uno a tus cabellos, otro a tus ojos, que brillaban como luceros.
Pero mi alma no se conformaba,
no quería limitar el sentimiento, amor no era suficiente
sólo tú podrías disipar mi mente.

Y llegó el momento, en el que tu alma escuchó a la mía
supo que temer no debía
y al fin, las puertas descubrían el milagro de la vida
nuestros corazones se fundieron en uno solo
y entendieron la verdad:
esto que siento tiene un nombre, el tuyo nada más.